Líneas navieras cada vez más se involucran en el transporte de carga aérea

A su vez, en las líneas aéreas este negocio pasó a ocupar un lugar más importante tras la pandemia.

Para las líneas navieras Top, los buques de gran tamaño ya no son suficientes y, por ello, han fijado su mirada en los aviones. Así, por ejemplo, Maersk, CMA CGM y MSC ante años de interrupciones en la cadena de suministro global han ingresado a competir en el mercado de transporte de carga aérea. “Para algunos clientes clave, la carga aérea es imprescindible”, dijo a WSJ, Michel Pozas Lucic, director global de la división de carga aérea de Maersk.

Los proveedores de autopartes, los fabricantes de ropa y las empresas de tecnología, que generalmente dependen del transporte marítimo para movilizar sus productos, debido a la pandemia, habían comenzado a cambiar sus pedidos al transporte aéreo para evitar las interrupciones en la cadena de suministro Just in Time o el incumplimiento con los plazos para el lanzamiento de nuevos productos o el inicio de nuevas temporadas de moda. “Ya no se puede depender solo de los buques”, dijo Abbie Durkin, propietaria de Palmer & Purchase, una boutique de ropa y accesorios para mujeres basada en Nueva York.

El año pasado, Maersk compró la línea aérea alemana Senator International, duplicando su volumen de carga aérea. También ha estado comprando aviones para su división de carga aérea, que durante varios años ha movilizado encargos de United Parcel Service. En tanto, DHL, opera 15 Boeing BA 767, arrienda otros cuatro y ha ordenado tres 767 y dos 777 más.

CMA CGM y Air France-KLM acordaron a principios de este año compartir el espacio de carga en sus aviones. Como parte del acuerdo, CMA también acordó inyectar alrededor de US$400 millones en la aerolínea con problemas de liquidez.

Además, CMA CGM comenzó su propia división de carga aérea el año pasado y actualmente opera cuatro cargueros Airbus A330 y dos Boeing 777. Agregará dos 777 más el próximo año y cuatro Airbus A330 que se entregarán en 2025 y 2026.

Mientras tanto, MSC hizo una oferta conjunta con la aerolínea alemana Deutsche Lufthansa por ITA Airways, aerolínea italiana anteriormente conocida como Alitalia. MSC había dicho que la aerolínea podría reforzar su red de transporte aéreo. El mes pasado, MSC y Lufthansa perdieron esa oferta ante un consorcio que incluía a Air France y Delta Air Lines.

Negocio in crescendo

La industria de carga aérea creció más del 21% el año pasado respecto al año anterior, según una medición métrica de tonelaje y distancia de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA). Los ingresos alcanzaron los US$289.000 millones, frente a los US$238.000 millones en 2020 y los US$264.000 millones en 2019 previo a la pandemia.

La asociación espera que la carga aérea mundial crezca aún más un 4,4% este año. La fuerte demanda hizo que las tarifas de flete subieran casi un 200% entre enero y abril de este año en comparación con el mismo período del año pasado.

“El e-commerce creció de tres a cinco veces más rápido durante la pandemia, y se desarrollaron centros de e-commerce en todo el mundo”, dijo Darren Hulst, vicepresidente de marketing comercial de Boeing. “Estos centros necesitan una flota de aviones para brindar servicios de entrega al día o al segundo día”.

En los últimos tres años, se agregaron 400 aviones de carga a la flota mundial, un aumento del 20%. Según Boeing, la flota mundial de aviones de carga aumentará a más de 3.600 en 2040 desde alrededor de los 2.000 actuales.

Salvavidas de las líneas aéreas

El precio de la carga aérea puede ser más de tres veces mayor que el flete marítimo si el envío es grande y pesado. Pero para productos como chips de computadora, dispositivos y productos electrónicos, la diferencia es menor, al contabilizar los cargos de rápido aumento impuestos por los puertos y las líneas navieras.

Si los contenedores llegan tarde, el flete aéreo tiene sentido no solo para los grandes importadores sino también para las empresas más pequeñas.

Para las aerolíneas, el transporte de bienes fue un salvavidas durante la pandemia. Ahora, para muchas de ellas es una línea de negocios que han decidido continuar.

“En las salas de juntas de la mayoría de las aerolíneas del mundo, la carga tiene un lugar más importante”, confirmó el jefe de carga de Air France-KLM, Adriaan den Heijer. “Una de las lecciones de la crisis ha sido que, con todas las interrupciones, tenemos que hacer que las cadenas de suministro sean más sólidas y resilientes”.

Fuente: www.mundomaritimo.cl