La congestión de puertos graneleros y de portacontenedores no ha cesado, más bien sólo se ha trasladado

Mayoría de los buques que permanecen inmóviles esperan embarcar o desembarcar carga.

Los mercados de buques graneleros y portacontenedores han exhibido fuertes caídas en las ganancias durante el verano septentrional. Muchos han atribuido esto a una caída en la congestión. Sin embargo, datos de VesselsValue (VV) muestran que la congestión persiste en niveles altos, aunque ha pasado de regiones más visibles a otras menos visibles del mundo.

En los meses de verano de 2022 se ha observado un colapso en cámara lenta en las tarifas de flete tanto para los graneleros como para los portacontenedores. Para el primer grupo, el índice Capesize 54-TCA cayó de US$38.169/día el 23 de mayo de 2022 a sólo US$2.505/día el 31 de agosto de 2022 y, para el segundo, la tarifas en la ruta Asia – Costa Oeste de EE.UU. (USWC) cayó de US$7.900/FEU el 16 de mayo de 2022 a US$3.959/FEU el 06 de septiembre de 2022.

La teoría económica dicta que el alivio de la congestión libera un gran número de buques de regreso al mercado y expande rápidamente el suministro disponible de capacidad. Sin embargo, datos de VV muestran que la congestión persiste en niveles obstinadamente altos y que simplemente se ha trasladado a regiones menos visibles.

Además, según el análisis de VV las proporciones de la flota de graneleros y portacontenedores que no se mueven permanecen en 17% y 9% respectivamente, cerca de los peaks registrados en la pandemia. Esto también incluye una pequeña cantidad de naves que permanecen en astilleros para reparaciones, inspecciones o dique seco y una cantidad muy pequeña utilizada en almacenamiento. Sin embrago, la gran mayoría de los buques inmovilizados están esperando embarcar o desembarcar carga.

Un ejemplo claro

Quizás el ejemplo más claro del traslado de la congestión entre regiones ha ocurrido en los EE.UU. donde las líneas navieras primero desviaron sus servicios desde el sur de California a la cercana San Francisco, luego más lejos a los puertos Portland, Seattle e incluso Vancouver en Canadá. Luego, los tiempos de espera promedio para los portacontenedores a lo largo de la USWC aumentaron constantemente de poco más de una hora en febrero de 2020 hasta un peak 146 horas en octubre 2021, entonces, las líneas comenzaron a desviar servicios a la Costa Este de EE.UU. (USEC).

Sin embargo, los puertos de la USEC no fueron inmunes a las ausencias del personal y la creciente demanda de bienes por parte de los hogares. Así medida que los tiempos de espera promedio en la USWC se redujeron a menos de 12 horas, se dispararon a 51 horas en la USEC en agosto de 2022.

Cierre de Shanghái

El 5 de abril de 2022, Shanghái, la ciudad que alberga el mercado más grande para la mayoría de los sectores de envío de commodities, cerró debido a la pandemia. Prontamente los tiempos de espera promedio para los portacontenedores en este puerto se dispararon de 28 horas a principios de abril a 69 horas a fines del mismo mes. A principios de junio, cuando se levantó el bloqueo, la congestión se había reducido considerablemente y los tiempos de espera promedio casi habían vuelto a los niveles del año pasado.

Puertos graneleros también se obstruyeron

Mientras la atención era absorbida por el puerto de Shanghái, la congestión asomó a en el sector de granelero, cuando en un período de dos semanas entre fines de mayo y principios de junio, el tiempo de espera subió de 26 horas a 45 horas y alcanzó su peak a fines de julio a las 52 horas.

Un examen de los itinerarios de graneleros a la región reveló una afluencia repentina de Capesizes, principalmente desde Richards Bay Coal Terminal en Sudáfrica, pero también desde Dalrymple Bay Coal Terminal en Australia. Debido a que las empresas eléctricas europeas se vieron obligadas a volver a utilizar carbón, a causa de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero de 2022 que ocasionó que los precios del gas natural se dispararan.

El resultado fue una presión repentina sobre los puertos. Róterdam, en los Países Bajos, es la principal terminal de importación de carbón del noroeste de Europa. Pero varios otros países, incluidos Francia y Alemania, también comenzaron a recibir envíos, sin haber importado carbón de Sudáfrica o Australia durante años.

Tormenta en el horizonte

La crisis energética es, a su vez, uno de varios factores que contribuyen a una crisis más amplia del costo de vida, fomentando un creciente malestar industrial en muchas partes del mundo. El Reino Unido se vio afectado por una huelga de trabajadores portuarios de ocho días en su puerto de contenedores más grande, Felixstowe, a fines de agosto de 2022. Esto siguió a una huelga de dos días en varios puertos de contenedores en Alemania el mes anterior, y los trabajadores de Liverpool también votaron por un paro a fines de septiembre de 2022. Mientras tanto, las negociaciones laborales han llegado a una etapa tensa en ambas costas de EE.UU.

Según VV, ni las huelgas de julio de 2022 en Alemania ni la de agosto de 2022 en Felixstowe han afectado significativamente los tiempos de espera promedio para los portacontenedores en el noroeste de Europa. Los contenedores vacíos continúan siendo devueltos al puerto por camión y tren, pero sin naves para repatriarlos, el espacio en tierra se llena de “vacíos”. Por lo tanto, se necesitarán varias semanas para evacuar el excedente tras la finalización de la huelga y los tiempos de espera medios pueden seguir aumentando, inmovilizando el tonelaje y reduciendo la capacidad productiva de la flota.

Fuente: www.mundomaritimo.cl