Automatización e inteligencia artificial determinará el liderazgo en la construcción naval

China lidera en volumen, pero Corea del Sur fabrica los buques más avanzados hasta el momento.

Si bien China tiene una ventaja dominante en el total de buques portacontenedores producidos, Corea del Sur fabrica naves más avanzados y costosas dedicadas al transporte de gas natural licuado (GNL). Sin embargo, se espera que la industria de la construcción naval que obtenga el primer puesto esté determinada por qué país utiliza mejor las tecnologías de automatización e IA (IA).

Incluso cuando agosto marcó el final de su tramo de meses con la mayor parte de la industria de construcción naval del mundo, Corea del Sur celebró la consecusión de ocho órdenes de avanzados tanqueros GNL.

Por lo tanto, mientras que China subió a una ventaja de 14 puntos porcentuales sobre Corea del Sur en el mercado general de construcción naval, la ventaja tecnológica sigue siendo para este último.

Pero algunos analistas China está comenzando a ponerse al día en el lado tecnológico, además de haber superado a Corea en volumen. Y para volverse más competitivo, argumentan, Corea debe restablecer sus estrategias industriales para adaptarse al cambiante mercado global.

Confiar demasiado en un solo elemento, los buques metaneros, para mantener su competitividad coloca a Corea del Sur en una posición más difícil para responder a los cambios en la industria, advierten los expertos.

Automatización e IA

En el futuro, afirman, la competencia entre China y Corea del Sur se decidirá en última instancia por qué país puede aplicar mejor las tecnologías de automatización e IA a su proceso de construcción naval.

Durante los últimos años, Corea del Sur y China han estado compitiendo por una posición en el mercado de la construcción naval, y ha habido períodos cortos y largos en los que ambos han ocupado la delantera.

En 2003, Corea del Sur destronó a Japón como el mayor país constructor naval. Pero los astilleros surcoreanos tuvieron problemas en los años posteriores a la crisis financiera de 2008, al observar una fuerte caída en los pedidos internacionales que los llevó a emprender casi una década de reestructuración.

Aun así, los astilleros surcoreanos lograron aferrarse a una gran parte del mercado global. En 2018, tuvieron un fuerte resurgimiento cuando el país obtuvo el 40,3% de la participación de mercado, lo que lo consolidó en la posición número 1 hasta 2020, cuando China lo superó.

Ese tramo de dominio se debió a la superioridad tecnológica de los astilleros surcoreanos en la construcción de tanqueros GNL.

En 2018 y 2019, los astilleros surcoreanos recibieron el 94% de las órdenes de tanqueros GNL realizados a nivel mundial. En 2020, la cifra cayó al 73% y en 2021 repuntó al 89%.

Kim Jin-ki, director de SafeTechResearch, que fabrica sistemas de simulación de manejo de buques, dijo que tener la última tecnología de tanqueros GNL es extremadamente valioso, no solo por el costo de estos buques, sino también porque esa tecnología tiene implicaciones para la próxima tecnología que impulsará la industria de la construcción naval: “Tecnologías como el uso de amoníaco como combustible, que son las más buscadas en la industria en este momento debido a desafíos como la descarbonización, se derivan en última instancia de las tecnologías de construcción de tanqueros GNL”, aseguró.

Pero expertos surcoreanos señalan que, si bien Corea todavía tiene un cómodo liderazgo en este mercado, la industria de construcción naval de China está comenzando a cerrar la brecha, en cuanto a tecnología.

De hecho, los informes sitúan la destreza tecnológica de China en este ámbito a un nivel del 80% al 90% con respecto a la de Corea del Sur.

El arquitecto naval, Woo Jong-hun, explica que esto se debe a que ambos países utilizan licencias de tecnología de GTT, una empresa francesa, para construir tanques de GNL que pueden almacenar gas a temperaturas extremadamente bajas, el elemento más distintivo de los buques transportadores de GNL. “Dado que la licencia GTT es una licencia de tecnología y no un producto, lo más importante es qué tipo de cadenas de suministro y socios puede asegurar para construir el producto final. En este sentido, la cadena de suministro de Corea está por delante de la de China”.

Según Woo, el número de astilleros chinos que son capaces de construir grandes tanqueros GNL ha aumentado de uno a tres recientemente. “Parece que la era en la que Corea monopolizó la construcción de más del 90% de los tanqueros GNL ha pasado”.

Park Mu-hyeon, director de TreaBoat Research, una firma coreana de investigación de la industria naviera, explica que cuando la demanda mundial de portacontenedores casi se triplicó en 2021, China se hizo con el 55% de los pedidos, mientras que Corea del Sur obtuvo el 34%.

Según Woo “si la industria de la construcción naval surcoreana no puede dar un salto cuántico, es inevitable un cambio en la clasificación”.

Kim Jin-ki, de SafeTech Research, destacó que “las compañías navieras de todo el mundo eventualmente irán al astillero que no solo tiene las mejores capacidades en el diseño de buques, sino que también realmente escucha las necesidades de los armadores, y esa podría ser una de las ventajas competitivas de Corea del sur”.

Fuente: www.mundomaritimo.cl