CIFRAS DE PORTACONTENEDORES ENVIADOS AL DESGUACE CAYÓ A CERO DURANTE EL PRIMER SEMESTRE

Altas tarifas de fletes y auge del mercado de fletamento explicarían el insólito registro.

Por primera vez en años, la cantidad de portacontenedores vendidos para su desguace en el primer semestre de 2022 se redujo a cero, en un contexto en que las ventas de reciclaje continúan evolucionando a mínimos históricos. Los mercados de transporte de marítimo de contenedores y fletamentos de buques altamente remunerados, ha llevado tanto a los propietarios de buques no operadores (NOOs) como a las líneas navieras a seguir utilizando sus buques más antiguos y mantenerse alejados de la escena del reciclaje a pesar de los atractivos precios de demolición, reporta Alphaliner.

La nula cifra de desguace en el primer semestre de 2022 sigue a las cifras de reciclaje ya particularmente bajas registradas en 2021, cuando solo diecinueve naves con una capacidad total de 16.500 llegaron a las playas de desguace.

Las ventas para desguace en 2021 se redujeron considerablemente con respecto a las 194.500 TEUs desechados en 2020 y muy por debajo de las 417.000 y 655.000 TEUs recicladas en 2017 y 2016 respectivamente. Alphaliner espera que las ventas de portacontenedores para reciclaje se mantengan particularmente bajas en el segundo semestre de 2022, con estimaciones actuales de 30.000 TEUS para todo el año y que probablemente sean sustancialmente menores para fines de año, y posiblemente incluso más bajas que los 16.500 TEUs reciclados en 2021.

Mercados en ebullición

Las principales razones de la falta de ventas para desguace son los continuos mercados de fletamento y las tarifas de fletes en ebullición donde los armadores y los operadores de línea pueden lograr cifras extraordinarias, particularmente con sus buques más antiguos y libres de deudas.

Con tarifas de fletamento y carga históricamente altas durante todo el semestre, los armadores han tenido pocos incentivos para vender sus buques para reciclarlos, a pesar de los sólidos precios de demolición. Estos últimos, han oscilado entre US$600 y US$700 por tonelada de desplazamiento ligero (ldt) en el subcontinente indio; entre US$300 y US$450 por ldt en Turquía, siendo particularmente fuertes, pero no lo suficientemente buenos como para convencer a los armadores para desechar sus buques.

Alphaliner cree que los armadores seguirán ignorando la escena de desguace en los próximos meses, ya que la persistente escasez de capacidad, que podría extenderse hasta finales de 2022 o principios de 2023, seguirá respaldando altísimas ganancias comerciales.

Sin embargo, Alphaliner observa que los riesgos de sobrecapacidad reaparecerán en 2023, con una asombrosa lista de buques en construcción de 2,3 millones de TEUs que se espera ese año comiencen a llegar al mercado.

El impacto para los armadores y líneas navieras podría comenzar a sentirse de manera más marcada a partir del segundo semestre de 2023, lo que provocaría un repunte en las ventas para desguace, que podrían alcanzar los 250.000 TEUs para todo el año, pronostica Alphaliner.

Se espera que las ventas de reciclaje aumenten aún más en 2024, ya que 2,8 millones de TEUS en nueva capacidad de construcción llegará al mercado. Alphaliner, anticipa que 350.000 TEUs podrían ser desguazados.

Sin embargo, estas cifras podrían resultar conservadoras. La presión del exceso de capacidad y el impacto perjudicial de la nueva regulación IMO 2023 en los buques menos eficientes podrían ver una parte significativa de la flota actual, en particular las unidades de 20 a 25 años (806 unidades en total) y las más antiguas, convirtiéndose en serios candidatos para el desguace en los próximos dos años, especialmente en el caso de una demanda moderada.

Fuente: www.mascontainer.cl