Alta demanda impulsa la eclosión de marketplaces de espacios logísticos

La demanda creciente de espacio temporal de almacenaje ha incrementado la masificación de los marketplaces logísticos, de manera similar a como Amazon o Alibaba venden productos de terceros a través de sus plataformas.

Se trata de compañías que arriendan de forma flexible la capacidad infrautilizada de los espacios logísticos de terceros por factores como la estacionalidad del producto o planes de venta incumplidos.

“En una encuesta que realizamos a más de 20 almacenes, notamos que contaban con el 25% de promedio de espacio sin ocupar”, ha asegurado a ElMercantil el fundador y director de la startup Flexpacio, Norberto González. Destacando que esta startup no dispone de almacenes propios, sino que colabora con terceros para reservar espacios y ofrecer precios diferenciales a sus clientes.

Los perfiles que requieren este tipo de servicios son muy amplios, destacan las pymes del mundo del retail, alimentación, packaging y construcción. “Con la pandemia, hemos notado un repunte de las solicitudes vinculadas a la construcción”, ha añadido Norberto González. Por su parte, el cofundador de otra compañía con servicios similares, Dropier, Pablo Rodríguez, ha coincidido al afirmar que “en contra de lo que se pueda pensar, la logística de almacenaje y transporte se asemeja mucho incluso entre tipologías de empresa que, a priori, parecen muy diferentes”.

Otro factor clave que ha posibilitado la eclosión de estas plataformas es “la alta rigidez en el mercado inmobiliario, con mínimos de permanencia o fianza, pues generan altos costes”, ha explicado el codirector general de Washa Logistics, Nicolás Pérez. “Podemos ayudar a romperla ofreciendo flexibilidad a un mercado falto de nuevas propuestas de valor y que necesita soluciones de manera urgente”.

En este sentido, ha recalcado el empresario que las empresas tienden a comprometerse cada vez menos “con contratos longevos” y que buscan “convertir tantos costes fijos en variables como puedan”. La multilocalización, las propuestas personalizadas y el pricing simplificado son los grandes factores diferenciadores de propuestas respecto a los operadores logísticos individuales.

“El proveedor de almacenaje tradicional generalmente tiene una o pocas ubicaciones para ofrecer a los clientes”, ha explicado Norberto González. “Y el enfoque tradicional a menudo va acompañado de precios complicados, con conceptos desagrupados que dificultan la estimación económica al cliente”. De esta forma, también por parte de las naves que ofrecen el espacio, “se genera una relación win-win en la que los almacenes tienen mucho que ganar”, ha afirmado Pablo Rodríguez de Dropier.

En cuanto a localización, en Washa Logistics han remarcado la importancia de diferenciar entre los servicios de almacenaje de última milla y el resto. En concreto, los primeros se ven más directamente impactados por el E-Commerce, con la proliferación de microhubs, aunque según Nicolás Pérez “también vemos oportunidades B2B dirigidas a problemas de última milla que aún no se están explotando”.

Por su parte, en las zonas periféricas destacan los espacios más grandes, preparados para todo tipo de operativa y de diversa naturaleza, como cámaras de frío, operadores logísticos o preparados para alimentación. “Esto, obviamente, no lo puede ofrecer un único operador”, ha insistido Pablo Rodríguez.

En este sentido, el cambio de tendencia en la sociedad hacia compartir cada vez más la movilidad o los espacios de trabajo, sumado al boom de las ventas online, han facilitado la entrada de estos emprendedores al mercado.

Fuente: www.mascontainer.com